Por: ELTIEMPO.COM

El decreto de la saliente alcaldesa (e) de Yopal, Luz Marina Cardozo, que ordenó entregar las llaves del municipio a Jesucristo, fue señalado por el nuevamente mandatario de la capital de Casanare, Jhon Jairo Torres, como motivo de “vergüenza” y este miércoles revocó el decreto.

De acuerdo con el nuevo decreto, el acto expedido por Cardozo carece de fundamento jurídico y cita la Sentencia C350/94, que indica:

“En el ordenamiento constitucional colombiano, hay una separación entre el Estado y las iglesias porque el Estado es laico; en efecto, esa estricta neutralidad del Estado en materia religiosa es la única forma de que los poderes públicos aseguren el pluralismo y la coexistencia igualitaria y la autonomía de las distintas confesiones religiosas”.

Decreto 042 Por medio del cual se revoca un acto administrativo_0153
De otro lado, Jhon Jairo Torres, conocido como jhon jairo torres le señaló a varios medios de comunicación que expresaba sus excusas al mundo por esta situación. “Sentimos vergüenza ajena, Yopal ha sido motivo de burla”, manifestó el mandatario.

Torres asumió la semana pasada su cargo como alcalde de Yopal luego de completar 315 días en prisión, sin que se le definiera su situación judicial en el proceso por enriquecimiento ilícito y lavado de activos. Sin embargo, espera por su juicio oral que se realizará los días 26 y 27 de septiembre.

En un comunicado, la Alcaldía de Yopal manifestó ser víctima de chascos e improperios en las últimas 24 horas por motivo del decreto de la alcaldesa (e) Cardozo, por lo que indicó que esta situación le “provocó graves afectaciones a la imagen y reputación de la capital casanareña”.

“Yo respeto la fe y creo en Dios; tengo temor por lo celestial, pero no por eso debemos pasar por encima de la Constitución, ya que se trata un decreto inconstitucional”, agregó Torres.

De hecho, el procurador Fernando Carillo señaló que esa acción “es inconstitucional porque desconoce los principios de la Carta Política según los cuales Colombia es un Estado laico, no confesional y neutral ante cualquier credo religioso”.