DRA. JULIANA ESCOBAR ÁNGEL. Médico general.

1. Tonifica.

Los ejercicios de Kegel  (contraer los músculos de la vagina durante tres segundos y relajar, en 10 repeticiones) ayudan a fortalecer las piernas y combatir la celulitis que apareció en el embarazo.

2. Lactar es la clave.

La manera más rápida de recuperar la figura es lactando. Cada vez que alimentas a tu bebé, el útero se contrae con el fin de recuperar su tamaño inicial. Así contribuyes a disminuir el volumen de la barriga.

 

DRA. ADRIANA LOZANO. Médica Bióloga

3. Toma agua.

Mantenerse hidratada es esencial para eliminar grasas y toxinas que quedan acumuladas en el cuerpo tras dar a luz.

4. Controla la ansiedad.

Entre comidas es recomendable consumir té, el cual te ayudará a sentir llenura y calmar la necesidad de estar comiendo a cada rato.

5. Dile adiós al cerdo.

Esta carne se caracteriza por producir una toxina que se transforma en grasa en el organismo. En caso de aumentar, sólo es posible removerla con un procedimiento quirúrgico.

6. Haz ejercicio.

Trotar, correr e incluso caminar con juicio ayuda a quemar la grasa localizada mucho más rápido que si haces dieta.

7. Hidrata la piel.

Para que la piel recupere su apariencia suave y tonificada es indispensable hacerse masajes circulares con cremas o aceites (de almendras preferiblemente) que ayuden a la circulación.

 

DRA. SANDRA MÚNERA SANDOVAL. Nutricionista, Dietista y Acupunturista.

8. No creas en mitos.

El agua de panela y la Pony Malta, en lugar de ayudar a producir más leche, aumentan el azúcar y, por consiguiente, el nivel de grasa. Consume aguas aromáticas y jugos preferiblemente sin azúcar.

9. No seas demasiado estricta.

Mientras tu cuerpo recobra su condición normal es mejor no abusar con dietas extremas que lo único que hacen es deteriorar el organismo.

10. Come mucha proteína.

Carnes y pescados ayudan a producir colágeno, que es el encargado de humectar y devolver la elasticidad a la piel. Así eliminas estrías y celulitis.

11. No te prives de antojos.

El cuerpo exige calorías para funcionar. Comer dulces de vez en cuando no es pecado, escoge chocolates dietéticos o dulces hechos en casa sin azúcar.

 

Foto: Archivo CROMOS.