Dime qué comes y te diré cómo te sientes

0
quiere sentirte bien, los alimentos que consumes desempeñan un papel muy importante.
Publicidad

 

Está científicamente comprobado que lo que comemos y bebemos tiene una fuerte repercusión en nuestro estado de ánimo y en nuestra salud. Así lo asegura el doctor James Vallejo Quintero, especialista en medicina deportiva, metabolismo y nutrición del American College of Sports Medicine (ACSM) y del Instituto Superior de Ciencias Morales de La Habana.

 

El especialista afirma que la gran mayoría de problemas emocionales pueden cambiar y mejorar considerablemente si tenemos una buena alimentación, rica en vegetales, proteínas y probióticos.

 

“Lo emotivo está directamente relacionado con las hormonas y todo esto depende de lo que consumimos, sobre todo del azúcar, que altera nuestras funciones emocionales”, reconoce el experto, quien dice que es preferible consumir carbohidratos complejos y no simples.

 

Los carbohidratos complejos tienen un valor nutricional más alto y contienen fibra y vitaminas que tardan más en asimilarse, por lo que aportan energía más duradera.

 

Es importante el consumo de alimentos protectores, como carnes, lácteos, huevos, verduras, frutas, legumbres y aceites vegetales. Recuerde, lo importante es ser consciente de lo que consume y llevar una dieta balanceada que esté acorde con su estilo de vida.

 

 

Bajón de azúcar y mal humor

 

 

¿Qué debe hacer para evitarlo?

 

– Coma, mínimo, cuatro veces al día.

 

-Desayune siempre.

 

¿Qué no debe hacer?

 

-Saltarte comidas.

 

-Hacer ayunos prolongados.

 

¿Por qué?

 

-La principal fuente de energía que necesita el cerebro para funcionar es la glucosa (azúcar) y pasar varias horas sin comer provoca su descenso.

 

¿Cuáles son las consecuencias?

 

-Decaimiento, sensación de estar flojos, mareados, sin ánimo o ganas, de mal genio y dificultad para concentrarnos.

 

 

Problemas digestivos

 

 

¿Qué debe hacer para evitarlos?

 

-Coma inteligentemente, aprovechando los alimentos que consume.

 

– Elija alimentos de fácil digestión y en cantidades adecuadas.

 

– Debe relajarse antes de empezar a comer. Le puede ayudar si respira profundo cinco veces y se concentra en lo que está comiendo.

 

¿Qué no debe hacer?

 

-Consumir alimentos de difícil digestión, como las grasas saturadas.

 

-Comer estresado, ya que así tragamos aire.

 

¿Por qué?

 

-Si come grandes cantidades de comida, su organismo tendrá que hacer un esfuerzo extra para digerir todos los alimentos y, de esta forma, no llegará suficiente energía al cerebro.

 

¿Cuáles son las consecuencias?

 

-Alteración de la digestión, náuseas, pesadez, dolor de estómago, ardor, acidez, malestar general y somnolencia.

 

 

Aumento de peso, irritabilidad

 

 

¿Qué debe hacer para evitarlo?

 

– Tenga una dieta rica en frutas y verduras.

 

– Hidrátese bien, tome la mayor cantidad de agua posible en el día.

 

¿Qué no debe hacer?

 

– Consumir demasiados azúcares, gaseosas, dulces y grasas animales.

 

¿Por qué?

 

– Si consume algún alimento en exceso no tendrá espacio para otro grupo que también necesita su cuerpo.  Para funcionar, como debe ser, el cerebro necesita vitaminas, minerales y aminoácidos relacionados con nuestro estado de ánimo.

 

¿Cuáles son las consecuencias?

 

– Puede haber aumento de peso, irritabilidad o malestar general. Por ausencia de nutrientes, tendrá cansancio.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.