Cinco estrategias para olvidar un amor que jamás regresará

0

Olvidar es una de las cosas que más nos cuesta a los seres humanos, aunque en ocasiones parece imposible, lograrlo se va dando por etapas. Sentir que se acaba una relación es como si nos arrancaran un pedazo del corazón, sin embargo, aceptar el cambio resulta más tortuoso que el propio hecho de dejar a ese ser especial.

La clave principal es ponerle un límite a la intensidad de los sentimientos. Todo lo que quieras experimentar está permitido, llora, ríe, discute, enójate, pero jamás te quedes en ese sentimiento, deja que sea temporal y no se apodere de ti.

Aquí te enseñamos el camino para que las decisiones que tomes sean las más favorables para ti y tu corazón:

Acepta

Negarte las cosas no es sano ni para ti, ni para tu salud mental. Cuando quieres olvidar a alguien que te hirió, debes empezar a asimilar que tu realidad no está asociada a estar con esa persona, sino que la experiencia es la que te hace entrar en conciencia para aprender y no repetir sentimientos que en un momento determinado pueden ser muy difíciles de resolver.

Exprésate

No te guardes lo que sientes después de que esa persona te dejo. Llenarte de emociones y no exteriorizarlas puede ser más perjudicial que pretender que no está pasando. La única persona que puede decir que siente y qué quiere eres tú, así que deja la soledad a un lado para superar, olvidar y reconocer que las cosas a veces no son como uno quiere que sean. La intensidad de tus sentimientos puede determinar la madurez con la que empieces a entender que el amor también se acaba.

Déjate contagiar del amor de tu familia y amigos

Aislarte nunca va a ser la solución para afrontar una ruptura. Es obvio que vas a tener muchas nubes negras sobre tu cabeza y tus emociones, pero, aunque sea difícil debes mirar a tu alrededor, y valorar a las personas que han estado siempre para ti.

No hay imposibles para quienes te aman con profundidad, tu familia y tus amigos son esos aliados perfectos para comprender que una sola persona no es tu vida, y que estar en pareja no es la base de la felicidad, tranquila, en ocasiones la sabiduría está en aquello que ves como tus “enemigos emocionales”.

Pierde el rastro

Si ya se dijeron “adiós” para siempre, dale un cierre total a la relación. Bota las fotos, los regalos, y todo aquella que pueda traerlo al presente. Evoluciona. En ocasiones sentirás que tus emociones se salen de control e incluso puedes lastimarte y generarte más depresión que la que ha producido el rompimiento.

Sigue con tu vida, no vivas la vida de la otra persona, rompe contacto y empieza a construir de nuevo tu presente.

No vuelvas costumbre tu tristeza

Ponte de pie, no te desanimes e intenta resolver tus problemas. El negativismo puede convertirse en tu peor enemigo, así que todo depende de la perspectiva con la que veas la situación. La luz está en ti, así que puedes darte a la tarea de analizar y tomar decisiones con respecto a tu futuro.

Leave A Reply

Your email address will not be published.