A pesar de las críticas que le hacen a la puesta en marcha del acuerdo de paz con las Farc desde muchos ángulos, el presidente Juan Manuel Santos dijo este jueves, citando un análisis del prestigioso Instituto Kroc, que su implementación ha sido más rápida que otros en diferentes partes del mundo.

El ritmo de la implementación del acuerdo en los primeros meses del proceso es más rápido que el de otros acuerdos de paz integrales analizados por este instituto”, dijo Santos en Cartagena, al culminar su primera revisión del tema este año.

Santos se reunió en Cartagena con miembros de la cúpula de las Farc y con los expresidentes José Mujica (Uruguay) y Felipe González (España), miembros del componente internacional de verificación del acuerdo de paz.

Tras varias horas de discusiones en esa ciudad caribeña, todos (gobierno, Farc y veedores internacionales) llegaron a la conclusión de que no habrá marcha atrás en este proceso.

Mujica, quien goza de gran respeto internacional, especialmente en este continente, dijo que el fracaso del proceso con las Farc sería el fracaso de América.

Por su parte, Iván Márquez, exjefe del equipo negociador de las Farc en La Habana, criticó algunos hechos de la implementación, pero aseguró que su organización, hoy convertida en partido político, seguirá “marchando sobre la convicción de que haber puesto fin al conflicto”.

La oposición reaccionó este jueves con dureza frente a este encuentro en Cartagena.

El expresidente Álvaro Uribe, jefe del Centro Democrático, principal opositor del proceso, acusó a los expresidente Mujica y González de respaldar las acciones de lo que él considera un movimiento terrorista.

Santos meterá el acelerador

El presidente Santos, por lo demás, dijo que mantendrá hasta el último día de su gobierno su compromiso inquebrantable con la implementación del acuerdo.

Reveló que antes del 15 de enero posesionará a los magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, que tendrán a su cargo el juzgamiento de los actores del conflicto que incurrieron en delitos atroces. Este tema tiene pendiente que la Corte Constitucional examine la ley que reglamentó el funcionamiento de esta justicia.

Santos también anunció “una gran convocatoria nacional por la causa de la reconciliación y la no violencia, que tendrá lugar en todos los territorios del país”.

Entre las prioridades del Presidente para esta recta final de su gobierno está hacer “más ágil, más eficaz” el sistema de alertas tempranas para proteger a los líderes sociales, uno de los tropiezos que le han surgido al proceso de paz.