1. Contribuyen a mejorar tu estado de ánimo

Tu estado de ánimo varía gracias a diversos factores, como el estrés, el entorno, las personas con quien te rodeas, y puede estar bien sea alto o bajo, teniendo una mascota puedes prevenir ese tipo de recaídas, bien sea jugando o acariciándolo así aumentarás considerablemente tus niveles de serotonina y podrás alejarte por el fin del estrés.

2. Mejoran tus niveles de presión arterial

Tener presión arterial alta es un fenómeno que afecta a personas de avanzada edad, si es tu caso el tener una mascota, no sustituirá una buena dieta y tampoco tu diaria rutina de ejercicios, pero sí puede contribuir mucho mantener estables tus niveles de presión arterial y tu frecuencia cardíaca, estudios avalan este beneficio.

3. Combaten la depresión

Si sufres de trastornos depresivos, tu mascota puede ayudarte, ya que diversos terapeutas las prescriben como terapia y aunque parezca algo fuera de realidad, el hecho de cuidarlos, alimentarlos y acariciarlos puede disminuir en gran manera todo tipo de trastornos vinculados a la depresión.

4. Estimulan a mejorar la condición física

 

Salir a pasear con tu perro, en especial si es grande, te obliga a tener una excelente condición física, ya que tienes que mostrarle quien manda, además puedes realizar caminatas diarias de una hora, que son requisitos necesarios para conservar tu salud.

5. Disminuyes los índices de TDAH

 

Si tu hijo sufre de trastornos de hiperactividad asociados a pérdida de la concentración y la atención, el tener mascotas, contribuirá mucho a su desarrollo, ya que desarrollara esa responsabilidad a la hora de cuidarlos, alimentarlos y encargarse de su higiene, que de inmediato recurrirá a hábitos de planificación.

Además al jugar constante con su mascota consumirá notablemente sus energías y lo ayudará mucho al dormir.

6. Están atentos ante presencia de diabetes

Las personas diabéticas se caracterizan por su déficit de insulina en el organismo, lo que desencadenaría eventos trágicos si no se detiene a tiempo.

Sin embargo algunos perros son entrenados especialmente para detectar todo tipo de cambio químico en el cuerpo y alertar a su dueño.

7. Son totalmente atentos ante pacientes epilépticos

Algunos perros, están entrenados para vivir y lidiar con pacientes que sufren constantes convulsiones, ya que este alertará cada vez que la persona entra en convulsión, reduciendo drásticamente las posibilidades de muerte.

 

8. Olvídate de las alergias

Si tienes hijos de temprana edad, tener una mascota puede reducir notablemente las probabilidades de desarrollar asma o cualquier tipo de alergias, ya que el pelo de las mascotas junto organismos microscópicos que son liberados en el ambiente, contribuye a proteger el sistema inmune del niño, evitando que sufra serias complicaciones respiratorias a futuro.

9. La mejor terapia si sufriste una recaída

Tener mascotas juega un papel vital en la rehabilitación de muchos pacientes que sufren una grave enfermedad o se encuentran en hospitalización prolongada.

Además estos ofrecen ese compañerismo y apoyo que contribuyen a mejorar el estado de ánimo de la persona y por consiguiente su bienestar.

10. Mejoran tus habilidades sociales